Cuna de Talentos

Facundo Conte (Mayor), Brian Melgarejo (Sub 21) y Jan Martínez Franchi (Sub 19) hablan del gran año de los seleccionados argentinos en una producción especial de Clarín. Los mayores fueron oro en Toronto y se clasificaron a Río 2016 y los juveniles fueron subcampeones mundiales.

Hay años en las vidas de las personas que, de tan fecundos, seguro que dispararon ganas de que no terminaran más. El deporte no es ajeno a este sentimiento. Le pasó al fútbol argentino con los Mundiales de 1978 y de 1986, al básquetbol celeste blanco que se abrazó al oro olímpico en ese inolvidable Atenas 2004 y a Las Leonas que tocaron el cielo con los palos en el Mundial de Rosario 2010. Y algún día el tenis también sabrá qué se siente cuando ese objetivo que se le niega sistemáticamente -atesorar de una vez la Copa Davis- haya sido alcanzado.

La rama masculina del vóleibol argentino disfruta de un 2015 tan bueno que cuando llegue el tiempo de alzar las copas, al menos un brindis tendrá motivos suficientes.
En el club Ciudad de Buenos Aires, donde se formaron y donde dos ellos aún juegan, Clarín juntó a Facundo Conte (figura de la Selección Mayor), Brian Melgarejo (Sub 21) y Jan Martínez Franchi (Sub 19), un trío de receptores punta que cumplieron sus misiones.

-Ustedes, Facundo, con el oro en los Panamericanos de Toronto y la clasificación para Río 2016, tuvieron un año casi perfecto. ¿Lo esperaban?

-La temporada fue larguísima, pero cuando ahora miramos para atrás, nos damos cuenta de que fue muy interesante. Después de jugar la Liga Mundial en Bulgaria, nos fuimos derecho a Toronto y ahí el equipo pegó un salto, se unió y ganó en concentración. Aunque sea ante el equipo B, ganarle la final a Brasil siempre da un plus. Y en Venezuela nos llevamos la plaza olímpica, lo que nos permitirá el año próximo hacer una preparación exclusiva para llegar a Río con los tanques llenos de energía. Jugarnos la clasificación en 2016 nos hubiera comido el físico y limado la cabeza.

-Y ustedes, chicos, estuvieron cerquita de ser campeones mundiales…

-Melgarejo: No me hables que yo todavía me quiero matar. ¿Sabés lo que es tener 2-0 a Rusia en una final y perderla 3-2? Y lo peor es que yo estoy convencido de que no cerramos el partido porque los dos primeros sets los jugamos con nuestro estilo y después los quisimos pasar por arriba haciendo algo que no sabemos.

-Martínez Franchi: Nosotros, con Polonia, también perdimos en el quinto, pero el partido fue siempre palo y palo. Son muy fuertes en ataque y cuando ajustaron la recepción, nos quedamos sin chances.

-Los tres seleccionados tuvieron como factor común que en alguna competencia vencieron a Brasil, lo que siempre significa un plus, ¿no?

-Conte: Sí. Y si además es por una medalla, como ocurrió en Toronto, mejor.

-Melgarejo: Nosotros cortamos con ellos una racha en contra de tres derrotas por cosas importantes. ¡Y les clavamos un hermoso 3-0!

-Martínez Franchi: Los Sub 19 también les ganamos a los brasileños en el Mundial. Con ellos estamos parejos y salen partidazos hasta cuando jugamos amistosos.

-¿Cuáles son las fortalezas de los equipos argentinos que integran?

-Conte: Mejoramos en general y no tengo dudas de que nos acercamos a los de arriba. Ya no somos un plantel joven sino un equipo en crecimiento. Rusia y Polonia están claramente arriba de nosotros, pero a los brasileños les achicamos la diferencia. A Italia, que está un poco mejor que la Argentina, la tuvimos match ball en la Copa del Mundo de Japón y se nos escapó por poco. Nosotros no somos los más altos ni los más fuertes ni los que más saltamos. Por lo tanto, tenemos que jugar bien al vóleibol: sacar bien, recibir bien y jugar desde la técnica. En eso estamos.

-Melgarejo: Según mi punto de vista, lo mejor del seleccionado Sub 21 es el ataque. El día que estamos finos en la red, les podemos ganar a los mejores.

-Martínez Franchi: Los pibes del Sub 19 jugamos bien al vóleibol. Creo que la técnica individual se nota, porque hacemos cosas lindas con la pelota. Igualmente sabemos que el salto para seguir en los seleccionados más grandes es el crecimiento y el desarrollo físico. Estamos convencidos de que no podemos dar ninguna ventaja en ese aspecto.

-Desde afuera, se sigue con atención la llegada y consolidación de jugadores como Luciano Zornetta y Ezequiel Palacios, que parecían no tener chances y después no sólo fueron convocados por Julio Velasco sino que fueron titulares…

-Conte: Eso significa que la Selección es de todos y que juega el que está en mejores condiciones. Entre nosotros se da una intensa pero sanísima competencia.

-Melgarejo: Palacios es formoseño como yo y es el espejo donde me miro. Ojalá que algún día Velasco me tenga en cuenta como a él.

-Martínez Franchi: Si se quiere, se puede. Ese es el mensaje de Velasco. Si querés estar y jugar, te tenés que romper el lomo todo el tiempo.

CONTE SUEÑA CON BRILLAR EN RÍO 2016

A los 26 años, Facundo Conte es figura en el poderoso SKRA Belchatow de Polonia, donde fue campeón y volverá a jugar esta temporada junto con Nicolás Uriarte. El hijo de Hugo llegó a la Selección Mayor en 2010, cuando Javier Weber lo convocó para el Mundial de Italia como parte de la renovación del plantel. Con la experiencia de haber vivido buenas y malas con la celeste y blanca, Facundo asegura: “Más allá de los resultados, que es lo que más se ve y lo que más repercusión tiene, yo noto que ahora hemos mejorado la relación entre nosotros, dentro y fuera de la cancha”.

Este 2015 fue ajetreado para el equipo, con 32 victorias en 45 partidos, en los cuales Julio Velasco utilizó 35 jugadores.

La Selección conquistó la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Toronto, ganándole la final por 3-2 a Brasil. Y por el mismo marcador, en el Coliseo José María Vargas, venció a Venezuela y se clasificó para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El año también tuvo picos altos con un quinto puesto en la Copa del Mundo, el bronce en la Liga Mundial B y la plata en el Sudamericano, al perder la final ante Brasil.

“El máximo objetivo para 2016 es hacer unos muy buenos Juegos Olímpicos. Espero que el equipo llegue en un gran momento”, cierra Conte.

MELGAREJO, POR AMOR A LA CAMISETA

El año de Brian Melgarejo tuvo su punto más alto en Tijuana, México, donde Argentina fue subcampeón mundial Sub 21 tras perder 3-2 frente a Rusia (20-25, 18-25, 25-16, 2-21 y 15-11). En ese equipo compartió la recepción, en el equipo titular, con Nicolás Lazo y el líbero Santiago Danani. El formoseño marcó nueve puntos en la final y fue una de las figuras junto con el armador Matías Sánchez y Danani, quienes integraron el equipo ideal.

“Me puse tantas veces la camiseta argentina, que ya la siento como algo mío. Y ojalá que me siga pasando, porque tengo ganas de seguir creciendo y en algún momento llegar a la Mayor”, comenta el Negro, de 20 años.

Dirigido por Martín López, el jugador de Ciudad también integró el plantel de la Selección que terminó en el quinto puesto del Mundial Sub 23. En el último partido, el equipo nacional cayó 3-1 ante Brasil y él, dando varios años de ventaja, logró 13 puntos y fue el segundo goleador de la Argentina, detrás de Pablo Kukartsev, que hizo 19.

Con respecto al futuro inmediato, Melgarejo agrega: “Voy a jugar la Liga Argentina con Ciudad de Buenos Aires y espero que la competencia interna me ayude a dar otro pasito para adelante. Ojalá que en algún momento me miren para la Selección Mayor”.

MARTÍNEZ FRANCHI, POR HERENCIA

Como parte de una singularidad del vóleibol, “los hijos de…” siguen llegando. Como en su momento sucedió con Hugo Conte, Jon Uriarte, Daniel Castellani, Daniel Quiroga, Javier Weber y  Guillermo Orduna -entrenador del seleccionado femenino y, años atrás, asistente de Uriarte-, los hijos de protagonistas con pasado en este deporte siguen confirmando que lo que se hereda no se roba. Quien ahora se viene a paso redoblado es Jan Martínez Franchi, heredero de ese receptor punta sin igual que fue el Mono Esteban Martínez.

Las virtudes técnicas y físicas de Jan no pasaron inadvertidas en el Mundial Sub 19 que este año se llevó a cabo en el estadio Alejo Gronda de Resistencia, Chaco. Allí, el seleccionado dirigido por Luis Testa perdió la final por 3-2 ante Polonia, con parciales de 22-25, 25-23, 28-30, 25-18 y 15-7.

En ese partido, Jan fue el goleador de la Argentina con 16 puntos -la misma cantidad que Felipe Benavídez- y además fue distinguido como uno de los mejores atacantes del torneo.
Con respecto a la final perdida, recuerda: “La mayor diferencia se dio en el tie break, que fue 15-7 y por eso no hay mucho para discutir. En ese tramo del partido se nos hizo difícil pararlos en ataque y ahí los polacos nos quebraron. Estuvimos cerca, pero no alcanzó”.

LAS PANTERAS, POR EL PASAJE OLÍMPICO

Dirigida por Guillermo Orduna, la Selección Nacional femenina buscará en Bariloche, del 4 al 10 de enero próximo, la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Los rivales a vencer serán Colombia, Venezuela y Perú. En esta temporada, las mujeres terminaron en el octavo puesto en la Copa del Mundo, torneo en el que lograron su mejor posición histórica, con triunfos sobre Perú, Kenia, Argelia y Cuba. Y en un partidazo, perdieron 3-2 ante Serbia, que luego fue subcampeón y logró el pasaporte a Río.

“El equipo está muy bien y en crecimiento. Sentimos que es el momento de llegar por primera vez a una clasificación olímpica”, asegura Orduna.

En tanto, el beach volley confía en que Ana Gallay y Georgina Klug, dueñas del oro en los Juegos Panamericanos de Toronto, logren el año que viene el pasaporte olímpico.

 

Por Eduardo Castiglione,
Diario Clarín 16/11/2015

1 Comentario

  1. I am reading your blog and an excellent way to promote your content came to my mind.
    Search in google for: Willard’s Tips – SM Traffic

Comments are closed.