Guillermo Orduna, listo para el gran desafío con Las Panteras

Por Eduardo Castiglione – A los 58 años y con 36 de entrenador, Guillermo Orduna está frente al mayor desafío de su extensa trayectoria: llevar al vóleibol femenino de la Argentina por primera vez a los Juegos Olímpicos, objetivo que podrá alcanzar si gana el torneo que del 6 al 10 de enero próximo se desarrollará, junto con Perú, Colombia, Venezuela y Chile, en el gimnasio Pedro Estremador de la ciudad de San Carlos de Bariloche.

-A casi un mes del comienzo de la competencia, ¿en qué estado está la preparación de la Selección?
-Entre el 21 y 23 próximo están regresando las 11 jugadoras que juegan en el exterior y el 26   realizaremos un entrenamiento con las 16 jugadoras que viajarán el día siguiente a Bariloche, aunque la lista final será solamente de 14.

-¿Cómo están siguiendo la actualidad de esas jugadoras?
-Nos manejamos con videos y comunicaciones permanentes. Hasta el momento sabemos que están todas saludables, que su estado de forma es perfecto y que la mayoría está jugando de titular. Si no pasa nada impensado, como es una lesión a último momiento, con el cuerpo técnico creemos que llegarán con un nivel de competencia ideal para lograr el objetivo de estar en Río de Janeiro 2016.

-¿Qué esperás del nivel de oposición que van a encontrar en ese pentagonal?
-Sabemos que Perú tiene historia y que siguen invirtiendo mucho dinero en el voley femenino. Además, cuentan con la receptora punta Angela María Leyva, de 19 años, que es una jugadora distinta. Colombia viene creciendo sin parar y su entrenador, el argentino Eduardo Guillaume, conoce ampliamente a nuestras jugadores. Individualidades no le faltan, como la opuesta Madelaine Montaño, que es figura en Polonia. Y Venezuela tiene gente grande, con experiencia, que te complica y hasta puede ganarte si te agarran en un día más o menos. Cuando parece que vienen con bajo rendimiento, meten un 3-2 a Perú como sucedió en el Campeonato Sudamericano.

-Se supone que estás frente al máximo objetivo que se te puso delante en tantos años de entrenador…
-Sin dudas. En este 2015, las mujeres volvieron a los Juegos Panamericanos después de 20 años y ahora estamos frente a un hermoso desafío. Estamos convencidos de que es el momento justo. El equipo llega con muchos kilómetros recorridos y lo único que tiene que hacer es jugar como puede hacerlo. Pensar en otra cosa antes de empezar a competir sería poner el carro delante de los caballos y eso sería lo peor que nos podría pasar.