Eduardo Castiglione mano a mano con Fabián Armoa, Director de Orquesta

Por Eduardo Castiglione – Demoledor. Arrasador. Imparable. Con paso de campeón. Así es el andar de UPCN de San Juan, el pentacampeón de la Liga Argentina y doble medalla de bronce (2014 y 2015) en el Mundial de Clubes. Invicto, punterísimo y con 20 puntos producto de siete victorias consecutivas (solamente una fue por 3-2), los dirigidos por Fabián Armoa ya están instalados como firmísimos candidatos a quedarse con esta edición de la máxima competencia nacional a nivel de clubes.

Sin embargo, el entrenador tiene una mirada profunda y cautelosa respecto del tiempo por venir: “Venimos acumulando cansancio y lesiones, aunque por ahora lo estamos disimulando y superando con gran entusiasmo y buenos resultados. Hemos jugado 15 partidos en algo menos de 40 días y nos está faltando tiempo de entrenamiento. Es jugar y al otro día ya estar preparando el partido que viene. Estamos invirtiendo mucho tiempo en la recuperación de los jugadores. El trabajo del preparador físico, el médico y el kinesiólogo es clave para esta etapa”.

-Además, están viajando en micro para la mayoría de los partidos, ¿no es cierto?
-Claro, aunque supongo que a Formosa iremos en avión. Por ejemplo: hicimos 1.000 kilómetros para jugar con Gigantes del Sur y enseguida clavamos otros 900 para llegar a Bolívar.

-Disimularon bastante bien, desde el juego y los resultados, las lesiones de Javier Filardi y la del búlgaro Todor Aleksiev…
-Exactamente. Tuvieron la suerte de mostrarse dos receptores punta como Nicolás Lazo, de 20 años, y Mariano Vildosola, de 24, que no solamente son el presente sino también pueden ser el futuro de UPCN.

-Buenísimo lo de Lazo, ¿no? La explotó el pibe…
-Nicolás tiene todo el respeto y el cuidado de sus compañeros. Es un receptor punta que nos da variantes en el ataque. Mariano (por Vildosola), en cambio, tiene muy buen pase, por lo que se ha transformado en una opción excelente de Filardi. Ambos nos dan una buena mano en la rotación, algo que estamos profundizando, cuando los partidos los permiten, para hacer descansar a los titulares.

 -A Bolívar la ganaron la final de la Copa ACLAV y lo volvieron a vencer, por una marcador lapidario (fue 3-0, 25-18, 25-18 y 25-20) en la cuarta fecha de la Liga. ¿Te sorprende semejante superioridad?
-Contra Bolívar nada es fácil. Es un clásico y es puro estrés. Nunca imaginé un 3-0 tan amplio. Por ahí se dio ahora porque nosotros venimos muy afilados del Mundial de Clubes. Vamos a ver cómo estamos más adelante.

Comentarios

Comentarios