Bolívar busca opuesto y Weber va por todo: “Queremos apostar fuerte”

La reciente salida de Milos Culafic de Personal Bolívar dejó un gran interrogante sobre quién será su reemplazo. El montenegrino, que jugó apenas dos weekends de la Liga A1 2015/16, no cumplió con las expectativas de Javier Weber y el club tomó la decisión de rescindir su vínculo para buscar otro extranjero. El plazo de inscripción vence el 27 de enero, pero unos días antes se juega el Presudamericano y Las Águilas lo quieren ganar. ¿Quién llegará?

Tras el comunicado oficial de la rescisión, comenzó la danza de nombres para su reemplazo. Entre ellos se destacan el colombiano Liberman Agamez (Galatasaray de Turquía), Adrian Gontariu (rumano del VfB Friedrichshafen de Alemania, compañero del chaqueño Maximiliano Gauna), los cubanos Leonardo Leyva (Samsung Bluefangs de Corea del Sur) y Michael Sánchez Bozhuleva (se recupera de una lesión) y el checo Jan Stokr (KEPCO Vixtom, también surcoreano y dirigido por Weber en Krasnodar de Rusia).

Respecto a tanto nombre, Weber analizó: “La decisión del cambio de opuesto la tomé en conjunto con (Marcelo) Tinelli. Milos (Culafic) no es el responsable de lo que le está pasando al equipo. Se tomó la decisión de buscar un jugador más potente, con más velocidad. Es un excelente jugador que no pudo rendir. Estamos a tiempo de hacer un cambio para mejor y la Liga nos permite cambiar al extranjero”.

Además, el técnico que fue cuatro veces consecutivas campeón de la Liga Argentina con Bolívar (una invicto) contó el presente de las tratativas con los posibles reemplazos, aunque no dio nombres propios. “Hoy el mercado no ofrece muchas alternativas, pero queremos apostar fuerte. Ahora estamos negociando con algunos para que puedan salir de sus equipos y venir acá, pero hay situaciones que no dependen de nosotros. Se va a definir antes de este parate y seguramente va a estar listo para la segunda etapa”, declaró en diálogo con el programa radial Partido Aparte (ESPN Bolívar FM 99.9).

Por último, el DT hizo una fuerte autocrítica sobre el presente de sus dirigidos: “Al equipo le falta saber a qué juega. La realidad es que hoy somos muy irregulares, con momentos muy malos y muy buenos en un mismo partido. No me gusta para nada el rendimiento actual, no tenemos ningún punto fuerte. Cada uno juega un partido aparte. Este receso nos viene muy bien”.