Carta abierta a Melchor, Gaspar y Baltasar, por Eduardo Castiglione

Por Eduardo Castiglione – Seguramente estarán sorprendidos por esta cartita pero quédense tranquilos que no voy a pedirles ningún juguete ni favores personales. Sé que muchos niños y niñas se han portado razonablemente bien como para  esperar con ilusión una bicicleta, la pelota deseada, esa muñeca elegida,  la ropa del equipo de fútbol preferido y hasta una compu, sólo para los que hayan pasado de grado, recordado la fecha del cumpleaños de la abuela y ordenado la pieza como les pide mamá.

Mi pedido, creo, no les ocupará demasiado lugar ni les resultará de un peso excesivo. Y ¿saben una cosa? Tampoco es para mí solo. Si no les parece demasiado presuntuoso, estoy convencido de que algunos más firmarían esta esquela a la  espera de que nos cumplan los siguientes deseos:

  1. Que La Panteras logren en Bariloche la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
  2. Que los varones, ya clasificados para ese objetivo, confirmen en Brasil que nuestra Selección ha evolucionado con la llegada de Julio Velasco.
  3. Que la Liga Argentina se afirme en su competencia y que de los clubes que participan de ella sigan surgiendo jugadores de excelente nivel técnico.
  4. Que el público vuelva a los gimnasios atraído por un juego que lo entusiasma más de lo que lo distrae.
  5. Que UPCN tenga la oposición necesaria para que esta versión de la Liga Argentina no sea un golope de orejitas paradas.
  6. Que los pibes de Ciudad de Buenos Aires sigan jugando tan lindo al vóleibol más allá de que en la cuenta final pueda faltarle algún resultado deseado.
  7. Que el beach volley se juegue cada día más y que aparezcan jugadoras y jugadores de los lugares menos pensados.
  8. Que se repita ese encuentro de entrenadores que hubo en el club Italiano donde Julio Velasco, Daniel Castellani, Raúl Lozano, Fabián Armoa, Marcelo Méndez y Javier Weber compartieron espacio y conocimiento con una nutridísima platea.
  9. Que se cumpla lo anunciado por el Secretario de Deportes de la Nación, Carlos Javier Mac Allister, que el vóleibol será deporte base en las escuelas del país.
  10. Que en el vóleibol argentino se acaben las miserias humanas pero que, mientras tanto eso sucede, los humanos miserables que habitan nuestro vóleibol queden expuestos como para que no sigan haciéndole mal a un deporte que de sangrías ya tuvo en exceso.

 

Comentarios

Comentarios

COMPARTIR