Daniel Vega, DT de Círculo Policial: “Jugar la Liga es la frutilla del postre después de tanto laburo”

“Para mí es la frutilla del postre a tanto laburo en 36 años de voley”, dice Daniel Vega, entrenador de Círculo Policial, que se prepara para jugar por primera vez la Liga Argentina de damas. Entre el calor, las prácticas y las distintas sensaciones que se viven en el bicampeón mendocino, las jornadas se hacen intensas para el además profesor de educación física, hoy sin lugar a dudas, el máximo referente de la red alta femenina en la provincia.

El deporte lo puso en distintos e importantes momentos de su vida. Uno de ellos, a inicios de los ‘90, cuando fue asistente de Guillermo Orduna, actual entrenador de la Selección Argentina mayor, Las Panteras, que se clasificaron por primera vez en la historia para disputar un juego olímpico. A inicios de 2000 se instaló con un viejo proyecto en Círculo Policial, que lo transformó en un club exclusivamente de voley femenino, y en estos 15 años de existencia -detrás Regatas con 70 años de vida-, es el   equipo que más títulos ganó a nivel local: 11.

“Cuando estudiaba educación física, un grupito de pibas que jugaba en Talleres me pidió que les diera una mano. Así empecé a dirigir el femenino. Después me empezó a gustar más y me  fui a YPF, donde agarré las inferiores”, recordó Vega, luego de una práctica en la que estuvo acompañado de su señora, Rossana Mezzano, y del manager, Gustavo Gómez.

La Liga la jugarán quince equipos que se dividirán en tres zonas de 5. Círculo integra el grupo A junto a River Plate, Boca Juniors, Vélez Sarsfield y la Selección argentina de menores. El equipo de Vega será local en el Vicente Polimeni de Las Heras, y el primer cuadrangular se jugará entre el 11 y 14 de febrero.

-¿Dónde empezaste a jugar voley?

-En YPF y jugaba de armador. Armamos un proyecto muy lindo en ambas ramas y llegamos a jugar con las chicas varias finales de los regionales de aquella época. Con los varones jugamos la Liga e incluso jugaba y dirigía, pero después se privatizó el club y el proyecto se murió.

-Fuiste asistente de Guillermo Orduna, contanos algo. 

-En el año ‘92 dirigía la Selección Juvenil de Mendoza y nos hicimos compinches. Nos venía ver porque le gustaba como jugábamos, porque nuestro estilo se parecía y adaptaba a lo que él hacía. Me invitó a la participar de la Selección Argentina, para mí fue un aprendizaje. En esa época también estaba Manolo Rodríguez. Después se me terminó la licencia deportiva y me volví.

-Volvés a encontrarte con Orduna -en la reunión de la FEVA- en momentos importantes para cada uno; vos por jugar la Liga y él hizo historia con Las Panteras. ¿Hablaste con él?

-Sí, dos etapas importantísimas para los dos. Cuando nos encontramos en la FEVA hablamos un ratito y me contó un poco de nuestros proyectos. Pese a lo poco que hablamos, me sigue pareciendo una persona humilde y se puso a las órdenes de todos. Incluso me dijo que había tenido buenos comentarios de nuestro equipo y que  iba ir a ver a nuestras jugadoras.

-¿Alguna vez soñaste este gran presente con Círculo?

-Me propuse un proyecto de situar a las jugadoras a nivel nacional y de armar una buena base. A veces más allá de la capacidad, tiene que ver con la regularidad del trabajo, apostar siempre a lo que uno quiere. Tuve muchas etapas de flaquezas y que te dan ganas de dejar todo, porque realmente no reditúa económicamente el tiempo que uno le dedica. Si uno quisiera vivir de esto, hay que irse a vivir a otro lado.

-¿Tuviste propuestas?

-Sí, para ir a trabajar afuera y no acepté porque soy muy genuino, muy de Mendoza y cuesta desprenderme de mis afectos.

-¿Cómo definirías a Círculo?

-Se armó una gran familia y no todas han sido flores. Ahora es como que maduró el laburo, pero partió de una madurez del grupo.

-Estás hablando de este grupo en especial

-Sí, porque no podía apurarlas a las jugadoras. Hoy la realidad es que podemos jugarle de igual a igual a otros equipos, aunque eso no significa que vamos a ganar.

-¿Es complicado dirigir a tu propia hija? 

-No. Dirigí a mi señora y nunca tuve problemas dentro de la cancha y me di el gusto de dirigir a mí hija en la Selección de Mendoza.

-¿Qué valoras de este grupo? 

-Primero que son muy buenas personas, mujeres de entre 18 y 21 años que están en el momento justo y más aprovechable deportivamente. Si lo desean pueden perdurar varios años a buen nivel. Pero lo que más valoro es que son laburadoras y humildes, no se creen nada y por eso han logrado todo en Mendoza y son muy fieles.

-¿Qué expectativas tenés con esta Liga?

-Cuando jugamos el interregional era hacerlo de igual a igual ante cualquier resultado, porque era jugar un paso más de lo que lo veníamos haciendo en Mendoza. Nos dimos cuenta de que si jugamos más partidos con Regatas, elevaríamos más el nivel. Las enfrentamos en  tres partidos de las finales y eso nos sirvió muchísimo para ir a jugar en otro nivel. En la Liga haremos todo lo posible por dejar al voley de Mendoza en lo más alto, o bien representado.

-¿Creció el voley femenino local o necesita más trabajo?

-A nivel inferiores mejoró bastante. Antes en Sub 18 era Regatas y nosotros, ahora se sumaron San Martín de Porres y Tunuyán. Hay que seguir apostando y creo que deben copiar lo bueno. Yo me  instalé en la Universidad de San Juan,  hablé con Alejandro Baigorrí y le pregunté cómo hacen para crecer…y bueno hay mucho laburo abajo (inferiores) y mucho juego en todo lados. Es lo que hicimos con este grupo que recorrió todo el país.

Después miramos qué hacía Regatas, que tiene una ventaja, que es la captación de jugadoras. Pero hay instituciones municipales que tienen lugares únicos y que pueden crecer más, pero son conformistas. Hace falta más dedicación, esa pasión como yo digo.

-Jugar en Las Heras puede abrir un nuevo espacio voleibolero.

-Es la idea. Las Heras podría llegar a tener un gran semillero a futuro, haciendo encuentros semanales o quincenales y hasta se podría becar a los chicos.

-¿Vas a sumar gente de afuera?

-No estoy de acuerdo jugar con jugadores de afuera una liga, porque juegan se van y no te dejan nada. Nuestras chicas hacen el esfuerzo por jugar y clasificar y cuando llegan, después dejás jugadoras afuera para traer otras. De qué te sirve, de muy poco.  Mi objetivo es respetar lo nuestro.

Fuente: Diario Los Andes – Por Sergio Faria

Comentarios

Comentarios