#PilarVoleyNoSebaja Peor es nada: Acuerdo para cobrar una parte de la deuda

Por Juan Manuel Collazo.- La situación de Pilar Vóley llena de tristeza al vóley argentino. En el último weekend, en el cual cayó con Gigantes del Sur y Bolívar, el conjunto que dirige Fernando Borrero viajó con sólo 10 jugadores pero, a pesar de todo, todavía tiene un hilo de esperanza para entrar a los play-offs. Entre tantas malas noticias, el capitán Francisco Russo le confirmó a Voley Plus algo positivo, aunque no lo ideal: el equipo acordó con la Municipalidad del intendente Nicolás Ducoté para recibir el pago de una parte de la deuda.

“Se definió que vamos a cobrar dos meses de los cinco que nos deben. Después, seguimos haciendo movidas los jugadores por motus propio vendiendo remeras y bonos contribución en los partidos para sumar algo más”, aseguró el central, uno de los pilares para que el proyecto no se caiga en medio del torneo y llegue hasta el final de la fase regular. De esta manera, el plantel recibirá un pago por su trabajo, pero lejos está de lo acordado en el contrato inicial, por lo que continuarán las gestiones para obtener al menos un sueldo más.

Más allá de los problemas económicos, el presente de Pilar en la Liga Argentina no es de lo peor, ya que ocupa el noveno escalón de la tabla y, aunque necesita un milagro, todavía puede meterse entre los ocho mejores. “Sinceramente vemos muy lejos los play-offs. Nos quedan UPCN y Obras, dos rivales del lote de arriba que están fuera de nuestro alcance sumado a los problemas que tenemos. Lo importante y lo que queríamos todos era llegar al final de la Liga”, manifestó Russo.

Con poca esperanza, el ex-Bolívar (fue bicampeón en 2002/03 y 2003/04)  agregó: “Sería un regalo del cielo. Es muy difícil y no está dentro de nuestras expectativas. No contamos con la posibilidad de preparar los partidos como lo hacíamos antes, así que no sé si podríamos afrontarlo”. Pase lo que pase, el final de la historia de Pilar en la Liga Argentina va a contar que un plantel y cuerpo técnico se jugó por los colores y entró a la cancha con miles de problemas afuera, pero por puro amor a la camiseta.

Comentarios

Comentarios