Velasco sueña de cara a Río: “Por ahí aprovechamos la presión del otro y en cuartos damos el batacazo”

Julio Velasco, entrenador del seleccionado argentino masculino de vóleibol, tiene claro los objetivos de su equipo en los próximos Juegos Olímpicos: clasificarse a los cuartos de final y en ese cruce, que seguramente será contra una potencia, intentar dar el golpe.

“Lo primero que vamos a buscar es meternos entre los primeros cuatro de nuestra zona, cuanto más arriba mejor para que no nos toque en cuartos el primero del otro grupo. Pero Brasil, Italia, Polonia tienen que ganar, nosotros no”, consideró Velasco, en diálogo exclusivo con Télam, quien en la década del 90 llevó a la selección italiana a dominar el vóleibol, con dos títulos mundiales (1990 y 1994), seis Ligas Mundiales y la medalla de plata en los Juegos de Atlanta 96.

“Cuando yo dirigía Italia no decía esto. Argentina no está entre los mejores equipos del mundo aunque seamos sextos en el ranking. Pero por ahí aprovechamos la presión del otro y en cuartos, que es un partido seco, damos el batacazo como ya pasó alguna vez”, agregó el técnico platense, en referencia a los Juegos de Syndey 2000, cuando el seleccionado argentino -dirigido entonces por Carlos Getzelevich- fue la sorpresa del torneo al eliminar a Brasil y meterse en la semifinal olímpica.

Para Velasco, los Juegos “no te dicen quiénes son los mejores del mundo. Porque es un torneo y puede pasar que hagas lo que se necesita y el cruce te deje en semifinales. Nosotros estamos sextos pero es una posición mentirosa: en Sudamérica sumás más puntos, pero en Europa hay muchos equipos a un gran nivel aunque no acumulan tanto”.

“Estar con continuidad en los primeros lugares, como lo hacen los grandes equipos, eso es lo que hay que hacer para estar entre los mejores”, reflexionó Velasco. El seleccionado “albiceleste” competirá en el Grupo B de Río ante Polonia, Rusia, Irán, Cuba y Egipto. En el otro grupo están el local Brasil, Italia, Estados Unidos, Canadá y Francia.

En la Liga Mundial, último torneo oficial de preparación para los Juegos, Argentina jugó sin Facundo Conte, su jugador estrella, pero fue de menor a mayor en el juego y logró triunfos contra Francia (último campeón de la Liga), Rusia (actual campeón olímpico) y Serbia (subcampeón de la Liga en 2015). Además, perdió ajustadamente con Irán, selección a la que Velasco dirigió hasta 2013, dos veces.

“Tenemos que tener confianza y humildad, hay que encontrar un equilibrio, somos un equipo que tiene mucho para crecer. Por perder dos partidos seguidos no somos los peores ni tampoco debemos pensar que somos unos fenómenos si ganamos un par de partidos”, señaló el DT, que busca que su equipo saque el mayor potencial dentro de sus posibilidades.

Con respecto a la forma de juego, Velasco explicó: “No tenemos que pretender jugar como los equipos más físicos. Lo nuestro debe ser mucha técnica, táctica e inteligencia para acortar la distancia con esos equipos más físicos. Hay que tener nivel de juego, y mentalidad”.

Sobre el sanjuanino Bruno Lima, de 20 años, que debutó en la Liga mayor en el rol de opuesto, Velasco aclaró: “No hay que darle demasiada responsabilidad, no decirle `talentito’… Creo que son palabras que crean demasiadas expectativas. Es un jugador interesante y vamos a verlo. Es joven y tuvo una buena Liga Argentina. No sólo el juego sino por la personalidad. La personalidad tiene tanta importancia como la técnica”.

A diferencia del resto de los torneos, donde el plantel se conforma con 14 jugadores, a los Juegos de Río en vóleibol se permitirá llevar sólo a 12. “Tenemos que evaluar si llevar un cuarto punta que pueda hacer de líbero, o llevar tres puntas y dos líberos. Después serán tres centrales, dos opuestos y dos levantadores”, confirmó el entrenador de 64 años.

“Esperemos tener a Conte recuperado al cien por cien y a todos. Siempre para estas cosas se necesita suerte. Si tenés uno o dos lesionados en el momento del torneo te puede cambiar todo”, concluyó.

Fuente: Deportes Télam – Por Marina Butrón

Comentarios

Comentarios