Los campeones del mundo en su vuelta a Muni: “Fue algo increíble”

Gaspar Bitar, Jan Martínez y Agustín Loser regresaron al país luego de consagrarse campeones del mundo con la Selección Sub23 en el Campeonato del Mundo de la categoría organizado en Egipto. Tres representantes de Muni fueron parte del plantel que escribió una nueva página del vóley nacional con la obtención de la primera medalla de oro para la disciplina. Todavía con la euforia de alcanzar la gloria, los jugadores de Ciudad contaron su experiencia en la previa de un nuevo comienzo de temporada.

El Mundial Sub23 llegó con un nuevo sistema de juego (se disputó al mejor de 7 sets de 15 puntos cada uno) y con muchas expectativas para una camada acostumbrada a ser protagonista. Para Martínez y Loser se trató además del segundo Mundial que jugaron este año ya que también fueron parte del campeonato juvenil que se realizó en República Checa junto a otros cuatro jugadores de Muni.

El primero en referirse a lo ocurrido fue Loser: “Fue una experiencia increíble desde el debut con Irán, que fue un partido durísimo, hasta la última pelota en que pudimos gritar ‘campeón’. Lo disfruté un montón y todavía no lo puedo creer” contó, mientras su compañero Martínez acotaba sobre la importancia de ese primer paso ante los iraníes: “Creo que ese fue el partido clave porque nos dejó bien posicionados para clasificar después a semifinales” relató.

Para los tres se trató de algo impensado, a pesar de las ilusiones que siempre acompañan el inicio de una competencia semejante: “Siempre jugar un Mundial de cualquier categoría y en cualquier país es algo único, así que lo disfruté mucho” reflexionó Jan, al tiempo que Bitar sumaba una anécdota sobre la previa del torneo: “Un amigo me preguntó antes de arrancar hasta dónde íbamos a llegar, a lo que yo le respondí que si llegábamos a la final la íbamos a ganar sí o sí, pero la verdad no me lo imaginaba. Si bien era un objetivo llegar lejos, no pensé estar viviendo ese momento” contó emocionado.

Los tres jugadores jugaban ya su segunda final del mundo: Loser y Martínez lo habían hecho en 2015 cuando disputaron el Mundial Menor en Chaco y Corrientes, mientras Bitar algunas semanas después jugaría en México la final del Mundial Juvenil. Ambas fueron derrotas por 3-2 que dejaron apenas a un paso la obtención de la gloria. Ninguno todavía cree el haber podido jugar otra final en tan poco tiempo. “Hace dos años cuando perdimos y veía que Polonia ganaba la de oro y nosotros la de plata, no sabía si alguna vez iba a poder jugar otra final y estaba muy triste por eso. Ahora, haber podido jugarla y ganarla, es una alegría inmensa” mencionó Loser.

Argentina culminó primera en la fase de grupos y jugó la semifinal ante Cuba. Luego sí llegó el momento de cruzarse con Rusia, uno de los fuertes candidatos al título. Sobre el partido, Martínez recordó: “Fue muy especial, Rusia empezó a jugar en el cuarto set, y aunque se nos venían encima, supimos llevarlo. No siempre es fácil ir ganando cómodos y que te lo empiecen a remontar”. Argentina en ese momento mostró fortaleza y terminó por quedarse con el primer campeonato del mundo de su historia, un momento imborrable que así relató Loser: “Cuando fue la última pelota y el árbitro marca punto nuestro, no puedo explicar la sensación. Salimos corriendo a la cancha llorando, no lo podíamos creer, fue uno de los momentos más lindos de mi vida”.

“Salir campeón del mundo es una locura, además de que fue la primera vez en la historia, algo increíble” continuó Martínez en la misma línea. La vuelta del equipo a Buenos Aires fue también un momento brillante, con un aeropuerto estremecido por la llegada del grupo y el momento de comenzar a darse cuenta de lo que habían logrado: “Tuvimos un recibimiento tan grande y tan lindo de parte de toda la gente que es una forma de empezar a entender lo que pasó, pero sigo sin caer. Yo creo que vamos a ir dándonos cuenta con el transcurso de los días” explicó Bitar.

Ahora será momento de un breve descanso antes de iniciar las actividades oficiales con Ciudad, que pronto pondrá en marcha los motores para la temporada 2017/18 que incluirá la primera participación internacional de Muni en la Copa Ciudad de Bolívar, un cuadrangular preparatorio junto a las Águilas y dos conjuntos brasileños: Sada Cruzeiro y SESC de Río de Janeiro entre el 23 y el 25 de septiembre.

Prensa Ciudad Vóley

Comentarios

Comentarios