#8M Mariangeles Cossar: “Las desigualdades de género en el voley todavía son muy claras”

Por Natalia Florio – Mariángeles Cossar, ex Pantera y capitana de Boca, lo lleva con compromiso. Van atados en el bolso o en la mochila; en el puño o en el cuello. Son verdes, bien verdes. Van del gimnasio a las canchas, de las canchas a las calles y de las calles a sus casas. Los pañuelos son un símbolo de lucha del feminismo en busca de la aprobación de la ley de aborto legal, seguro y gratuito. Y en el día Internacional de la Mujer, su relato para VoleyPlus es apenas una reflexión para empezar a pensar en el camino que aún falta recorrer: la igualdad salariar, el físico de la mujer como objeto y las situaciones de machismo a las que se enfrentó desde chica son solamente algunos.

-¿Qué es para vos el feminismo?
-Vivimos en una sociedad machista, bajo el conocido patriarcado, pero el feminismo es luchar por la igualdad de oportunidades. No es que para que las mujeres tengamos más derechos que los hombres. Es algo bastante básico pero que no se entiende.

-¿En qué momento sentiste a ese patriarcado en el deporte?
– Lo sentí durante toda mi carrera. También cuando era chica y me gustaba jugar al fútbol. Sentía la discriminación todo el tiempo por practicar un deporte –en el caso del fútbol- que no era considerado para las mujeres.

-¿Qué luchas todavía faltan en el vóley?
– Las desigualdades se ven muy claras. El desarrollo de cada torneo es muy distinto, la infraestructura también. La Liga de varones dura 8 meses, tiene buenos sueldos y los hombres pueden vivir de ser profesionales. Las jugadoras, en cambio, tenemos que estudiar, trabajar y entrenar. La jugadora que más gana hoy recibe lo mismo que un juvenil de la A1 que quizás ni debutó.

-¿La presión y la mirada por el cuerpo de la mujer es distinta también en el deporte?
– Totalmente. Lamentablemente hay muchos estereotipos que parece impuestos: tenes que ser flaca, linda, femenina y divina. Yo, por ejemplo, soy grande, robusta y nunca voy a ser igual de flaca que otra compañera. Y lamentablemente esa presión no está solo en los de afuera del vóley a veces también la transmiten los entrenadores. Hay que entender que hay cuerpos distintos y lo importante es ser saludable como deportista.

-Los medios juegan ahí también un papel al hablar de las deportistas primero por su apariencia o cómo están vestidas que por su talento deportivo…
– Una vez usaron modelos para publicitar la remera de la Selección Argentina de Fútbol porque cumplían con la imagen que querían dar desde el marketing. Es un problema muy grande: la base es que hay estereotipos de belleza para las mujeres y se trasladan a las deportistas. Las mujeres de por sí tenemos otra presión por el cuerpo, otra exigencia que te la hacen sentir. No se meten igual con los cuerpos de los hombres: a lo sumo se escucha que es lindo tal jugador pero la atención, las miradas y los comentarios son otros en el cuerpo de las jugadoras. Si una ve los comentarios en las redes la mayoría son haciendo alusión a nuestros cuerpos, nuestras caras… Hace un par de años, en la Liga Argentina, teníamos que jugar con bombachones porque vendía porque se nos veía más el culo. Hasta que por fin las jugadores nos pusimos firmes que queríamos jugar con calzas y se dejó de usar. Pero tengo fotos del 2006, 2007, 2008 en la Liga con bombachones. Y me acuerdo que estaba en el banco de suplentes y con 16 años tenía que bancarme a hombres que me gritaban de todo desde atrás del banco.

-¿Cambió algo eso?
-Se cuidan un poquito más por miedo a que lo denuncies o “hagas quilombo” pero creo que no por convicción.

-¿Cómo vivís este 8 de marzo?
-Es una fecha especial pero tiene que dejar de ser un día de regalos, de rosas… nos tiene que respetar todo el tiempo y no con regalos. Porque después nos matan, nos violan, nos cagan a trompadas. Esta fecha nos tiene servir para sentirnos empoderada y acompañadas. Y no necesitamos a un hombre para eso ni del marketing que nos imponen de cómo debería ser una mujer deportista. Seamos como somos y vivamos con libertad.

Comentarios

Comentarios