“Obras… mi vida, mi corazón”, el mensaje de un fanático de Obras que emociona y deja una lección

En las últimas horas las redes sociales se llenaron de mensajes alegres de jugadores, hinchas y gente cercana a Bolívar, lógico, pero también abundan los mensajes para Obras de San Juan. Propios y extraños hacen llegar sus sentimientos. Es el caso de un fanático que se contactó con el club para abrir su corazón y que a más de uno le hará caer un lagrimón:

“Obras… mi vida, mi corazón

Hoy en este último partido de la Final lo diste todo, hasta el último punto. Tal vez no suficiente para ganar la Liga, pero lo suficiente para mí, para todas esas personas que te alientan día a día, en cada amistoso, en cada set, en cada tie break.

Quizás no nos logres ver siempre, pero ahí estamos, en ese punto que se escucha cuando haces un punto, en ese saludo de un desconocido cuando vas por la calle, en cada mirada de esas personas cuando te ven pasar por la calle, en cada foto que te piden después de cada partido. Y se que hablo por todos cuando te digo que acá estamos, acá estuvimos y acá vamos a estar, cueste lo que cueste, porque se lo merecen más que ninguno.

Todos y cada uno de ustedes, suplentes o no, fueron parte de un gran equipo y deberían estar más que agradecidos, porque para mí y muchos más son los mejores.

Mati, Rodrigo, Pancho, Massimino, Jesús, Melgarejo, Jonadabe, Bucciarelli, Wiernes, Hermida, Lloveras, Godoy, Morales; Sí, los conozco a todos ustedes aunque algunos no entren casi nunca. Se que les dolió haber perdido perdido pero no importa, porque así como lo dieron todo esta noche, lo van a dar todo la próxima liga y si tampoco ganan, se levantan y lo vuelven a intentar, porque una de las razones de por qué los amo es que tienen la fortaleza de seguir luchando cada vez más sin importar cuántas veces caigan.

Hoy no pudieron, pero mañana sí.

Hace 4 maravillosos años que sigo a este equipo y hace unos cuántos años más que sigo a algunos jugadores en especial. Y no hay nada, NADA, que me haga dejar de apoyarlos en todas, sin importar cuántas veces pierdan, ustedes son los MEJORES. Tal vez no para todos, pero sí para mí.

Y gracias a ustedes empecé vóley (especialmente a Mati que lo vi jugar unos años atrás y simplemente dije “quiero ser como él”) y no hay nada que me haga sentir mejor que haber empezado.

Gracias, por darme algo en qué creer. Gracias por probarme que nada es imposible y que se puede ser el mejor sin necesidad de tener a los mejores jugadores (aunque para mí lo son). Gracias por cada partido, por cada punto, cada set ganado o perdido, porque me dieron motivo para celebrar.

Simplemente Gracias Obras de San Juan. Se merecen más de lo que reciben.”

Comentarios

Comentarios