Mercado de Pases: cubanos a licitación

Por @SantiagoGabari El mercado de pases internacional no se detiene y el futuro de algunos jugadores que disputaron la última Liga de Vóleibol Argentina es todavía incierto porque llueven las ofertas. Es el caso de los cubanos que jugaron en Obras y Gigantes, en menor medida los de Bolívar. Equipos de Brasil, Italia y Turquía se suman a la puja.

Para los atletas cubanos hay dos formas de ser profesional. Una vía legal y poco justa a la vista de muchas culturas, incluida la Argentina; y otra legal que, por ende, tiene fuertes consecuencias en el corto plazo.

Desde que el Gobierno de Raúl Castro lo aprobó e implementó hace ya 4 años, la primera forma es solicitando autorización gubernamental para dejar la isla a cambio de un contrato laboral que debe aceptar, supervisar y cobrar el Gobierno. Sí, los jugadores pueden ir a cualquier club cuyo contrato acepte y firme el Gobierno, que es quien cobra un porcentaje muy grande del acuerdo económico.

Previo a esto existía una única manera, abandonar la Selección en alguna ventana internacional, pedir asilo, renunciar a todo lo que tenían en la isla y afrontar una sanción de 2 años por parte de la FIVB. En la mayoría de estos casos, los atletas ya recibían de antemano apoyo de algún club o Federación. Aquí, el contrato, es solo del jugador.

Ahora bien, como todo jugador quiere jugar y volver a Cuba sin problemas, las figuras buscan la vía diplomática y consensúan su salida. Así llegaron Osniel Melgarejo a Obras de San Juan, Miguel López Castro, Adrián Goide y Miguel Gutiérrez a Gigantes del Sur. El caso de Jesús Herrera, el opuesto que la rompió toda en el subcampeón de la Liga, es idéntico pero con una salvedad: llegó a mitad de temporada para reemplazar al brasilero Baiano y estaba sin hacer nada, literal. Mismo procedimiento, negociación más sencilla y sin competidores.

Los casos de Raydel Hierrezuelo y Yadrián Escobar, hombres de Bolívar que dejaron el seleccionado de Cuba previo a la legislación vigente, es diferente: se negocia de club a jugador, por lo que la competencia es mucho más amplia y para Javier Weber será prácticamente imposible retenerlos de cara a la próxima Liga. Dependerá casi exclusivamente de lo que resigne cada uno de ellos, sobre todo el armador, a quien la Liga Argentina le quedó chica.

En el caso de los jugadores que se negocian con el Gobierno cubano, van a licitación. Suena raro pero es real. Los clubes elevan la oferta contractual, el Estado acepta o rechaza evaluando montos, ganas del atleta y posibilidades de desarrollo y crecimiento, ya que en teoría intervienen para asegurar que no se detenga la marcha atlética y deportiva del jugador con vistas al seleccionado nacional.

Por estas horas, los equipos de punta de Argentina se están moviendo y habrá puja; el América de Brasil (nueva plaza), Civitanova de Italia y Turquía también aparecen como posible destinos de algunos de ellos.

¿Se quedará alguno?

Comentarios

Comentarios