#LAF Zabala y Guastavino palpitaron el superclásico; hablaron de pasión y del machismo en el voley

Por Natalia Florio – Martina Guastavino, central de River, está entre cámaras y luces. Fue convocada por DirecTV para ser parte de un spot institucional porque necesitaban a una voleibolista pese a que la señal no transmite ni un partido de vóley femenino.

Victoria Zabala, central de Boca, está terminando su día, aún con algunas cosas por resolver antes de volver a su casa para por fin descansar de cara al partido de hoy; ese partido que siempre –sea en el deporte que sea- se vive de una manera especial: es el Superclásico.

Desde las 21 horas de este viernes, Boca Juniors y River Plate se miden por una nueva jornada de la Liga Argentina Femenina en La Bombonerita. Victoria Zabala y Martina Guastavino, figuras del Xeneize y del Millo, palpitaron el Superclásico con Voley Plus, se refirieron a la difusión que tiene el certamen, a la pasión de la disciplina y del machismo en el voley. EN VIVO – STREAMING

“Es un partido que tiene un plus. La semana ya se vive de otra manera, va mucho más público y ahora nos toca a nosotras ir a La Bombonerita y ahí se juega con todo. Una siempre da lo máximo por la camiseta pero a Boca, como hincha de River que soy, le quiero ganar siempre y como sea, siempre bajo el fair play…”, dice –y aclara por las dudas- Martina.

Para Victoria la situación es parecida aunque juga con otra experiencia: “Ya tengo muchos años en la Liga y estoy tranquila. Una tiene la ansiedad por jugarlo porque es un partido hermoso y no se puede explicar. Si bien nuestra rivalidad es con San Lorenzo, sabemos que genera mucho interés”.

-¿Cuál es el punto fuerte de su rival?

MG: El saque de Boca es muy fuerte y el bloqueo es muy bueno. Tenemos que aprovechar nuestro volumen de juego y ponernos las pilas con la recepción. Pero con cabeza y determinación nos puede ir bien contra quien sea.

VZ: A River lo veo muy bien, jugamos la final del torneo pasado y su fuerte es la defensa. En bloqueo también tienen buenas centrales y son un grupo nuevo.

-¿Cómo analizan el arranque de esta nueva edición de la Liga?

MG: Empezamos bien y después caímos un poco; pero es algo lógico porque somos un equipo en formación, con chicas nuevas que tienen que adaptarse al sistema de juego de River y eso lleva tiempo. Tenemos que tener paciencia pero creo que nos va a ir bien porque tenemos potencial para hacerlo y la convicción para intentarlo contra cualquiera.

VZ: El nivel es más parejo que el año pasado, hay equipos más fuertes y hoy hay que jugar bien para ganarles a todos. Arrancamos bien con la Copa que ganamos en San Lorenzo y ahora tenemos el Sudamericano como objetivo fuerte además de la Liga.

-¿En qué aspectos tendría que mejorar el desarrollo de la Liga?

MG: El nivel en la cancha va mejorando, algunas jugadoras vuelven del exterior, aparecen otras, pero si bien a nivel de organización este año estuvo mejor todavía no hay ningún tipo de promoción y venta del producto que haga que a largo plazo la parte comercial crezca para que sea un deporte profesional como sucede con el masculino. También para despertar el interés del público. ¿Cómo puede ser que no haya ningún partido televisado? Lo que pasa con el nivel de comunicación es bastante desmotivante. La FeVA es la encargada de la comunicación pero hoy falta difusión en los medios. No se pone en valor a la Liga, que es el mejor torneo nacional con jugadoras de la Selección, ni a las jugadoras. ¿Cómo puede ser con el potencial que tiene el vóley femenino en el país, siendo uno o el deporte más practicado por mujeres, que no se desarrolle para crecer?

VZ: Nosotras estamos muy bien en cuanto a difusión en Boca pero si bien nuestros partidos se pudieron ver siempre con algún streaming fue gracias a las voluntades de cada club para tratar de que se pueda seguir de alguna manera. Creo que se mejoró pero se podría hacer mucho más. El año pasado se televisaron las finales, estaría bueno que eso crezca de manera progresiva… ¿Por qué no empezar en octavos?

-Muchas veces se vincula la pasión como un sentimiento que le pertenece al mundo de lo masculino. ¿Cómo le explicarías a alguien que no es así?

MG: Decir que las mujeres no tenemos la misma pasión es una idea que ya no tiene lugar. Hasta creo que somos más apasionadas porque tenemos que demostrar el doble y en la Argentina si te dedicas al vóley es porque realmente lo amas. Y en lo personal cuando pierdo es mejor que no me hable nadie. Es simple: los colores, la bronca y la alegría todos lo vivimos con pasión.

VZ: Las opiniones a veces pueden caer mal pero soy feminista y si bien hay un cambio que estamos empezando a generar todavía falta mucho. A cada persona que hace un comentario como ese intento explicarle que las mujeres tenemos la misma pasión que los hombres y que en cada partido defendemos a Boca con garra, sintiendo la camiseta porque esto es Boca para todas.

-¿Boca llega con chapa para quedarse con el superclásico?

MG: Sí, ellos son favoritos pero nosotras vamos siempre a ganar y confío en nuestro equipo.

VZ: Puede ser para cualquiera de los dos. Nos ponen sí como más candidatas por los resultado pero al mismo tiempo está todo muy parejo y creo que depende de la unión de equipo en el momento de definición. El que esté más consolidado tendrá más chances y ahí me tengo fe. Nos conocemos hace mucho…

EL MUNDO DEL REVÉS: EL MACHISMO EN UNA FOTO

Boca sale a la cancha, Zabala se hace a un lado

La imagen circuló por las redes: ellas –campeonas- a un costado aplaudiendo a los jugadores de Boca y ellos –sin títulos para festejar- caminando casi sin mirarlas. Sucedió en la previa al primer partido del año en La Bombonera cuando la dirigencia invitó a “Las Guerreras” a dar una vuelta olímpica y, en lugar de ser recibidas por los jugadores de fútbol, el reconocimiento fue que se paren ellas a aplaudir al equipo de Gustavo Alfaro mientras ellos ingresaban a la cancha. Y luego de la foto del plantel masculino, sí hubo una en conjunto.

“Fui la única que se quedó parada atrás sin aplaudir”, cuenta Victoria Zabala. Su mirada sobre la situación no le cerraba y no se traicionó: “Me pareció un acto muy machista. Si nos querían hacer un reconocimiento se estaban equivocando porque nosotras no tenemos que aplaudir a los jugadores si las que ganamos somos nosotras”.

Por eso ella decidió quedarse atrás pese a que vendrían las repercusiones: “Varios del club me preguntaron por qué actué así, sin ser un llamado de atención. Lo expliqué y lo entendieron. Mi entrenador – Eduardo Allona – hasta me felicitó y me dijo que no lo había visto desde ese lado. De algún modo me sentí orgullosa”.

[EDITORIAL] #LAF Es el momento de ellas; nuestro tiempo de generar igualdad

Comentarios

Comentarios