fbpx

Las hermanas Sosa, unidas por la camiseta de la Selección: del voleibol al fútbol, un caso único y bien argentino

TN – Emilce es una de las referentes del seleccionado de vóley de nuestro país y se prepara para disputar los Juegos Olímpicos de Tokio. Yanina es arquera de “Las Guerreras”.

Un caso único y bien argentino. Un sentimiento compartido y llevado al máximo. Las Sosa, dos hermanas unidas por la camiseta nacional. Emilce es una de las principales referentes de la selección argentina de vóley, y Yanina ya es parte de la selección argentina de fútbol. “Para nosotras es un orgullo”, dicen y se miran sonriendo.

Emilce, apodada como “Mimi”, acaba de volver a las Panteras. Con 33 años y más de 10 jugando en el exterior, en 2019 había decidido dar un paso al costado para dedicarse a proyectos personales. Pero la pandemia la trajo de nuevo a Argentina para jugar y ser campeona con San Lorenzo, y le dio una nueva oportunidad en la Selección que disputará los Juegos Olímpicos en Tokio. “Tener a mi hermana vistiendo la celeste y blanca, es lo mas”, confiesa.

Su hermana, Yanina, de 26 años, decidió venirse de Córdoba a probar suerte en un equipo de Buenos Aires y en Racing encontró su lugar. Ese lugar que tan bien aprovechó hasta ser convocada a la Selección mayor. “Tuve mi segunda convocatoria. Estoy muy contenta y esperando la oportunidad”, se ilusiona.

La menor de las Sosa, asegura, se inspira en la pasión de su hermana: “Siempre la admiré con todo lo que hizo. Me da sus consejos y mucha inspiración para seguir creciendo en esto”.

Se las ve muy unidas y confiesan que se apoyan constantemente. Su historia juntas empezó a los 8 años. Son hermanas por parte del padre y Mimi vivía con su mamá en la comunidad Wichi de Formosa. Pero desde que se encontraron, no se separaron. Y fue su padre el que les transmitió esa pasión por el deporte que las llevó a ser profesionales: “Mi papá es el más fanático y el que nos transmitió el amor por el deporte. Cuando tenemos reuniones familiares jugamos al fútbol todos, somos 6 hermanos”.

MIS RAÍCES, MI HISTORIA

Mimi lleva esta frase tatuada en su brazo derecho y la muestra con orgullo. Vivió su infancia en la comunidad wichi de Formosa: “Somos de sangre indígena y creo que todo lo que aprendí en la comunidad indígena, los valores, mi infancia, me llevaron a ser lo que soy hoy. Es una forma de agradecerles por todo lo que me dieron”.

Para Mimi, además de la alegría de la vuelta a la selección, se suma la ilusión de participar en Tokio: “Para todos los deportes van a ser unos Juegos Olímpicos diferentes. Me inquieta cómo se va a controlar, estar resguardado por una vacuna sería lo mejor”.

Comentarios

Comentarios