fbpx
//

#Tokio2020 Argentina-Francia: expectativa, “hijos de” y más de una década de trabajo que busca la coronación en una medalla

El cruce de semifinales entre Argentina y Francia por los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 es el encuentro de dos generaciones que tienen muchísimo en común. La expectativa dentro y fuera del plantel es enorme, ambas selecciones se formaron o están integradas por hijos de generaciones pasadas y hay jugadores con más de 10 años de trabajo en la Selección. Se miden este jueves desde las 9 de la mañana de Buenos Aires.

Entrenadores de lado, Tokyo 2020 +1 significa en ambas selecciones el punto de maduración más alto, en lo deportivo, para una generación que se encontró cara a cara en el Campeonato Mundial U19 de México 2007. Son 14 años de estar vistiendo prácticamente de manera ininterrumpida la camiseta de sus selecciones. En algunos casos incluso desde tiempo antes. En ese torneo, Francia le ganó la medalla de bronce a la Argentina por 3-1 y estuvieron en cancha Earvin N’Gapeth (29 años) y Benjamin Toniutti (31) de un lado y Facundo Conte (30) y Sebastián Solé (31) del otro. También estuvieron Kevin Le Roux (FRA), Nicolás Bruno y Nicolás Uriarte, quienes no llegaron a esta cita olímpica pero fueron parte del proceso en los últimos años.

De esa generación son también el líbero francés Jennia Grebbenikov y el punta Kevin Tillie. Un poco más grandes Luciano De Cecco y Federico Pereyra, que ese mismo año disputaron el Campeonato Mundial U21 en Marruecos.

Tanto en Francia como en Argentina el vóleibol es un deporte de fuertes lazos familiares y casualmente los máximos logros tienen apellidos en común. La primera generación gloriosa de Francia pertenece a la segunda mitad de la década del 80. En 1985 alcanzó el bronce europeo y en 1987 fue subcampeón de Europa. En ese proceso estaban Laurent Tillie, actual DT y padre del mencionado Kevin (hoy en Tokio), Eric N’Gapeth, Christophe Patry y Alain Clevenot, padres de Earvin, el opuesto Jean y el otro punta titular, Trevor. De la misma generación es Boris Grebennikov, que jugaba para la Unión Soviética, o Moutaa Louati, el fallecido padre del cuarto punta del equipo, Yacine, y que jugaba para Túnez. Este equipo de Francia, del que se esperaba muchísimo al año siguiente del subcampeonato europeo, en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, venció a la Argentina en Fase de Grupo (3-0) pero quedó fuera de la llave por la medalla por diferencia de sets y luego tropezó ante Bulgaria en la llave por el quinto puesto. Fue una desilusión muy tan grande como un legado tan fuerte como el que continuó en Argentina con Facundo Conte, Nicolás Uriarte, Jan Martínez y en menor medida con Iván Castellani.

Hasta comenzada la década del 2000, Francia no encontró el éxito. Fue verdugo de Argentina en el Campeonato Mundial 2002 que se jugó en nuestro país y terminó colgándose la medalla de bronce. Ese hito fue el más importante de su historia a nivel mundial y rompió con la ilusión de un equipo argentino que con Hugo Conte, Javier Weber, Marcos Milinkovic, Hernán Ferraro y muchos otros buscaba la gloria que se le negaba a nuestra Selección.

La actual generación de Francia consiguió en 2015 el Campeonato de Europa y la Liga Mundial, que repetiría en 2017 con un bronce mediante. Pero para Argentina la espera se ha hecho eterna.

Tapa en Argentina y Tapa en Francia. Expectativa plena.

Tras clasificarse a la Semifinal de los Juegos Olímpicos de Tokio, ambos seleccionados fueron tapa del diario deportivo más importante de su país, L’Equipe y el Diario Olé. El medio francés incluso lleva adelante una encuesta en que el 80% de los votantes (+12k) se imagina un oro.

“Hijos de”, una expectativa muy alta y más de una década de trabajo que busca su coronación: jueves desde las 9 AM de Buenos Aires por la DEPORTV – MARCA CLARO – TV PÚBLICA – TYC SPORTS PLAY – TYC SPORTS.

EL ANTECEDENTE INMEDIATO

Por la Fase de Grupos, la Selección Argentina se impuso 3-2 en un partido que era clave por el futuro de ambos. Necesitaban ganar. La albiceleste no tenía margen de maniobra. Los galos si perdían debían dar un batacazo. La combinación de resultados obligó a ambos a ganar un partido más. Los europeos lo hicieron ante Rusia y Argentina contra Estados Unidos.

Comentarios

Comentarios

Santiago Gabari

Periodista. Community Manager. Ex responsable de Prensa de Bolívar. Ex Clarín y Espn. Emprendedor. Creador y redactor de VoleyPlus.com

Previous Story

#Tokio2020 La Selección reavivó al vóleibol argentino con una caricia al alma que ahora debe capitalizar

Next Story

#Tokio2020 Rusia le ganó a Brasil y está en al final

Latest from Juegos Olímpicos Tokio 2020